Cerrar

¿Podrá el mundo cerrar la brecha de vacunación de nueve años entre los países de ingresos altos y bajos?

Cepei-RIBOS
Mayo, 2021

«La justicia en el proceso de vacunación es una condición previa para recorrer el camino más largo hacia la justicia social»

Después de meses de incertidumbre, menos de un año después de los primeros anuncios , la primera vacuna contra la COVID-19 se aplicó el 2 de diciembre de 2020. La vacuna siembra  esperanza, el comienzo del fin de un año extremadamente desafiante en muchos sentidos y una demostración sin precedentes del progreso científico y tecnológico en el mundo, dado que fue desarrollado, probado y aprobado a una velocidad récord. Vacunar rápidamente parece ser el camino de regreso a la normalidad; reducción del  número de casos y muertes, regreso al trabajo y la escuela,  e impulso a  la recuperación social y económica. Sin embargo, ahora que tenemos una vacuna, la pregunta principal es: ¿quién disfruta de sus privilegios y las implicaciones a corto y largo plazo de la distribución desigual de la vacuna entre países de ingresos altos y bajos?

Solo unos meses después del brote de la COVID-19, en mayo de 2020, países de  ingresos altos como el Reino Unido y los EE. UU. cerraron los primeros acuerdos para comprar con anticipación millones de dosis de las vacunas en desarrollo. En algunos casos, la capacidad financiera para invertir grandes sumas de dinero en el desarrollo de vacunas (sin saber cuáles serían los resultados) permitió que los países ricos tomaran la delantera  en la línea de distribución de vacunas, en ocasiones, con un número de dosis que cubrió su población total. Esto dejó a los países de menores ingresos al final de la línea de distribución, teniendo que esperar varios meses hasta 2021 para sus primeros envíos de vacunas, que son intermitentes y en bajas cantidades, lejos de lo que se necesita.

COVAX, una iniciativa formada por tres grupos de salud global (Organización Mundial de la Salud, Coalición para las Innovaciones en la Preparación ante Epidemias y Gavi Vaccine Alliance), nació  originalmente para garantizar que la distribución de la vacuna fuera equitativa y que los países de ingresos bajos no se queden atrás. Sin embargo, cuando se creó la alianza, los países más ricos habían asegurado sus acuerdos bilaterales con las grandes farmacéuticas y el acceso quedó restringido para el resto. Por lo tanto, en abril de 2021, COVAX solo había comprado la mitad de la cantidad que inicialmente planeó  (2 mil millones) y entregó 45 millones de dosis, lo que ha sido insuficiente para cubrir a los trabajadores de salud de primera línea en los países donde se están administrando estas dosis.

El milagro del desarrollo de vacunas se ve ahora limitado por la injusticia de los que tienen y los que no tienen vacunas. La división es clara: los ciudadanos de los países de ingresos altos tuvieron un acceso más temprano y un despliegue más rápido de las vacunas contra la COVID-19. La diferencia es abismal: el 97,2% de las personas que viven en países de ingresos altos viven en sociedades donde hay un programa de vacunación en curso, mientras que solo el 60,9% de las personas que viven en países de ingresos bajos son ciudadanos de países donde se ha iniciado un programa de este tipo. Con las tasas actuales, la mitad de los países de ingresos altos alcanzarán un nivel de vacunación (75% de los adultos) que, en determinadas circunstancias, imitaría la inmunidad colectiva en 242 días, menos de ocho meses. Los países de bajos ingresos alcanzarían la inmunidad en 3899 días, más de 10 años. Esta es una proporción de casi 16 a 1.

A la fecha, Paraguay ha vacunado al 0,7% de su población total (1,1% de la población mayor de 18 años y 1,0% de la población mayor de 16 años). Hasta el día de hoy, su tasa de vacunación es de 740 personas por día. Según la estimación, se necesitarán 9.572 días para vacunar a toda su población, 6.252 para vacunar a su población mayor de 18 años y 6.606 para vacunar a su población mayor de 16 años.

¿Cuáles son las consecuencias?

 Esta brecha de vacunación de nueve años trasciende cualquier impacto imaginable. Morirá más gente, las economías sufrirán una combinación de bloqueos, incertidumbre y enfermedades; las personas se verán afectadas por el aislamiento y el estrés. A corto plazo, la recuperación económica mundial será más lenta si no se prioriza el acceso a las vacunas. Gran parte del impacto económico de la pandemia ha sido mediado por el mercado laboral. La OIT ha documentado la enorme conmoción que sufrieron los mercados laborales en 2020: el número total de horas de trabajo perdidas en todo el mundo equivale a 255 millones de puestos de trabajo de tiempo completo. La OIT también muestra que la pérdida de puestos de trabajo ha afectado de forma desproporcionada a  empleos  poco cualificados y mal remunerados. Los países con un despliegue de vacunas rápido y generalizado impulsarán los mercados laborales. La desigualdad de las vacunas se transformará rápidamente en una recuperación desigual.

La justicia en el proceso de vacunación es también una condición previa para recorrer el camino más largo hacia la justicia social. La pandemia ha trastornado el proceso de acumulación de capital humano debido al cierre de escuelas, la pérdida de ingresos y el aumento de la pobreza, y la reorientación de las instalaciones de salud y los presupuestos para combatir la pandemia. Esta dinámica tendrá consecuencias a largo plazo, especialmente en los niños y más aún en las niñas. Algunos países de ingresos altos han iniciado programas de vacunación en adolescentes: el 10 de mayo de 2021, Estados Unidos aprobó el uso de Pfizer / BioNTech en niños de 12 a 15 años. Al mismo tiempo, cientos de millones de personas en países de bajos ingresos no tienen acceso a las vacunas.

Como si la pandemia no hubiera invadido las vulnerabilidades anteriores que enfrentan los países de ingresos bajos (como la educación y los servicios de salud limitados), los países más ricos, que utilizaron su riqueza para acumular vacunas, sufrirán menos y se recuperarán más rápido a expensas de las sociedades más pobres. La brecha de desarrollo será aún más difícil de cerrar, tanto dentro como entre países.

La pandemia de la COVID-19 ha mostrado las muchas caras de la humanidad y las sociedades. En poco tiempo, el mundo se detuvo en medio del caos, el miedo y la falta de información. Unos meses más tarde, diferentes compañías farmacéuticas estaban desarrollando decenas de vacunas (algunas con tecnología de punta) con el apoyo de los gobiernos. Y a finales de 2020 comenzó el despliegue de la vacunación. Sin embargo,  para realmente dejar atrás el dolor y el sufrimiento de la pandemia, el mundo y sus líderes deben cerrar la brecha de acceso entre los países de ingresos altos y el resto del mundo. Hasta que todo el mundo esté vacunado, nadie estará realmente seguro. La justicia de las vacunas no solo es lo correcto, sino también la única opción de la humanidad. 

¡Descubre aquí nuestra Graphic Data Story!