Cerrar

La interrupción repentina de la educación

RIBOS-Cepei
Junio, 2021

En marzo de 2020, cuando la OMS declaró una pandemia, más de 1.500 millones de niños en todo el mundo enfrentaron el desafío de no poder asistir a la escuela. Hoy sabemos que aproximadamente el 90 por ciento de los niños en edad escolar del mundo han tenido su educación interrumpida por la pandemia. Algunas escuelas cerraron parcialmente, otras completamente, y los períodos de cierre también variaron, desde unas pocas semanas hasta casi un año (UNESCO, 2021). El mundo se enfrentó a una interrupción repentina de la educación.

Incluso en el mejor escenario (cierre de unas pocas semanas, herramientas de aprendizaje en línea disponibles) los estudiantes progresaron poco o nada mientras aprendían desde casa. El cierre de escuelas exacerbó la crisis de aprendizaje y las brechas educativas que existían antes de la pandemia. Lo más alarmante es que, como en otros aspectos de la pandemia, los efectos sobre los niños de los países y hogares de ingresos bajos son mucho mayores. La pandemia y la subsiguiente crisis socioeconómica han acentuado las barreras económicas y sociales. 

Las escuelas que llevan más tiempo cerradas están ubicadas en los países de ingresos bajos (principalmente en África y América Latina), donde los escasos recursos de los que disponen los estudiantes para continuar sus estudios y el contexto social al que están expuestos dificultan su aprendizaje y aumentan aún más la probabilidad de abandonar la escuela.

Una de las barreras que más discrimina entre estudiantes de países de mayores y menores ingresos es la «brecha digital»: acceso a Internet y dispositivos electrónicos como teléfonos celulares, computadoras y televisión. Los niños de los hogares más pobres, las zonas rurales y los países de ingresos más bajos, se están quedando rezagados respecto a sus compañeros y tienen muy pocas oportunidades de ponerse al día.

Según el reciente informe de UNICEF:  ¿Cuántos niños y jóvenes tienen acceso a Internet en el hogar ? (en inglés), a nivel mundial, el 58% de los niños en edad escolar de los hogares más ricos tienen conexión a Internet en el hogar, en comparación con solo el 16% de los niños de los hogares más pobres. Por nivel de ingreso, menos de 1 de cada 20 niños en edad escolar de países de ingresos bajos tiene conexión a Internet en el hogar, en comparación con casi 9 de cada 10 de países de ingresos altos. Y por nivel geográfico, a nivel mundial, solo el 25% de los niños en edad escolar que viven en hogares rurales tienen acceso a Internet en el hogar, en comparación con el 40% en las áreas urbanas. E incluso si los niños tienen una conexión a Internet en casa, UNICEF afirma que es posible que no puedan usarla debido a las tareas domésticas, la falta de dispositivos suficientes en sus hogares, niñas a las que se les permite menos o ningún acceso a Internet, o la falta de comprensión de cómo acceder a oportunidades en línea.

Con base en datos de la UNESCO y la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), encontramos que los países que cerraron escuelas por menos de 100 días y cuya población tiene mayor acceso a Internet (más del 77% de la población) son predominantemente de ingresos altos. Por otro lado, los países que cerraron escuelas por más de 100 días (algunos por más de un año), y con menos acceso a Internet, son predominantemente de ingresos bajos y medianos y enfrentarán las mayores pérdidas en términos de educación. Los países más afectados en este sentido son Filipinas, Bolivia, República Dominicana, Guatemala, India y Bangladesh.

En México, las escuelas han estado cerradas durante 276 días y la tasa de acceso a Internet por hogar es de 56,4% (alto riesgo); En Argentina, las escuelas han estado cerradas durante 157 días y la tasa de acceso a Internet por hogar es del 75,9% (riesgo medio-bajo); en Costa Rica, las escuelas han estado cerradas durante 270 días y la tasa de acceso a Internet es del 86,3% (riesgo medio-bajo).

Los cierres de escuelas se han extendido en los países de ingresos medio-bajos, principalmente debido a sus desafíos estructurales para contener la propagación del virus. En estos mismos países, el acceso a Internet y la tenencia de computadoras, televisores y teléfonos celulares es menos común que en los países de ingresos altos. La consecuencia es el aislamiento de muchos estudiantes de los esquemas de educación a distancia, perpetuando las desventajas previas derivadas de las desigualdades de ingresos y geográficas, entre el Sur y el Norte Global, pero también dentro de los países.

Las consecuencias de la pérdida de educación serán a largo plazo, públicas y privadas. Según el Banco Mundial, los cierres de escuelas a nivel mundial podrían resultar en una pérdida de al menos 10 billones de dólares en ganancias de por vida para esta generación (Banco Mundial, 2020). Los costos a largo plazo de esta pérdida de capital humano se reflejarán, si no se hace nada, tanto a nivel individual como social.

El mundo se enfrenta al retroceso educativo más significativo de la historia, uno que debilitará particularmente el futuro (tanto en términos de salud económica como mental y física) para los niños más vulnerables en los países de ingresos bajos y medios. Para evitar las crecientes brechas en la educación entre y dentro de los países, se requieren medidas correctivas urgentes, en especial para los niños en aquellos países con poco acceso a la tecnología y cierres prolongados de escuelas. Está en juego el futuro de cientos de millones de niños y las sociedades en las que crecerán.